Asociación de Personas con Lesion Medular
y
otras Discapacidades Físicas
 
   Inicio      Lesión Medular      Disfunción Intestinal
 

DISFUNCIÓN INTESTINAL

Como en el caso de la vejiga, en la lesión medular se altera el tránsito normal de las heces por el intestino, produciéndose generalmente estreñimiento e incontinencia, que pueden ser tan discapacitantes o más que la falta de movilidad.

El intestino, al no recibir las órdenes del sistema nervioso, se paraliza, alterando el paso de las heces, que permanecen más tiempo del necesario en el tubo digestivo, se endurecen, dificultándose todavía más su expulsión. Al alterarse además la sensibilidad, el individuo no nota las ganas de defecar, acumulándose la deposición en el interior del organismo durante mucho tiempo, lo que puede dar lugar a importantes complicaciones.

En el manejo de estos problemas es muy importante la constancia y la regularidad en la dieta y en los horarios de deposición para lograr un entrenamiento intestinal adecuado.

  • Se debe elegir siempre el mismo momento del día para vaciar el intestino. El mejor momento suele ser después de una de las comidas.
  • Generalmente se utiliza una pauta laxante, que consisten en la administración conjunta de comprimidos y supositorios. Se debe ser muy regular en la utilización de estos medicamentos.
  • Se utilizarán supositorios de glicerina para estimular el tránsito intestinal, que pueden ser administrados por el mismo paciente o sus familiares.
  • A veces, puede ser suficiente con un tacto rectal, realizado con un guante lubricado y con movimientos circulares que dilaten suavemente el esfínter.
  • El médico o la enfermera instruirá al paciente en esta técnica.
  • También suele ser de utilidad un masaje abdominal, realizado por el mismo paciente o su cuidador.
  • Se debe intentar conseguir hacer deposición, al menos cada dos días.
  • El ejercicio y la bipedestación favorecen mucho el tránsito intestinal.
  • Se debe evitar la administración de enemas y medicamentos laxantes de forma incontrolada. Se deben reservar para casos de estreñimiento y ser prescritos por un médico.
  • Cuando han pasado más de tres días sin hacer deposición, se debe consultar al médico.

Eventualmente, además del estreñimiento, suceden episodios de diarrea con expulsión incontrolada de heces liquidas y con moco, producidas en realidad por una obstrucción de masas fecales en el recto, y es lo que se conoce como pseudodiarrea. El paciente o sus cuidadores pueden aprender a reconocer esta situación y eliminar estas heces duras manualmente, y después administrar un enema de limpieza hasta vaciar el intestino. Luego se debe volver a iniciar el ritmo normal.

Una dieta equilibrada, con abundante fibra, nos ayuda a mantener las heces suaves y facilitar su paso por el intestino.

Algunos consejos dietéticos serian los siguientes:

  • Disminuir el consumo de carne roja, y aumentar el de pescado y pollo.
  • Vegetales, legumbres, pan integral, cereales fruta, (con alguna excepción) son muy beneficiosos para el intestino.
  • · Evitar verduras que produzcan muchos gases, que pueden ser muy incómodos (coliflor, berza, coles).
  • Son muy buenos los productos lácteos, leche, yogures, helados y queso, aunque mucho queso puede producir estreñimiento.
  • Mantener una buena ingesta de agua, como ya hemos dicho, entre 2 y 2 litros y medio al día.
El mejor consejo es comer siempre alimentos fres- cos y naturales, controlando también la ingesta de calorías y evitando el sobrepeso. Una visita al endocrino o a un especialista en nutrición nos puede ayudar en este sentido.
 
 
 
 
 

 




Encuentra todos los establecimientos accesibles