Asociación de Personas con Lesion Medular
y
otras Discapacidades Físicas
 
   Inicio      Lesión Medular      Cuidados
 

ÚLCERAS POR PRESIÓN Y CUIDADOS DE LA PIEL

Las úlceras por presión en (Tobillo · Cadera · Trocanter · Rodilla · Talón · Codo · Genitales · Clavícula · Oreja · Occipucio · Cadera · Sacro · Hombro) son una de las complicaciones más frecuentes en los lesionados medulares, y a veces llegan a comprometer las capacidades de los pacientes, incluso ponen en peligro su salud.
 
Son fácilmente evitables con unos cuidados mínimos, que incluyen:

· Pulsiones o cambios de apoyo cuando se está en silla.

· Cambios posturales obligatorios, cada tres horas en los pacientes encamados, realizados por el propio paciente o sus familiares.

· Se deben siempre usar cojines de aire o de silicona en la silla y colchones antiescaras, al menos en pacientes con la movilidad más reducida.
 
· Los cojines y los colchones NO evitan la necesidad de las pulsiones o los cambios posturales.

· Asimismo, es obligatorio revisar diariamente la piel de todo el cuerpo del paciente a la búsqueda de rozaduras, heridas o enrojecimientos, lo que indicarían una úlcera en formación. La revisión la debe efectuar el propio paciente con la ayuda de un espejo, o un familiar, que debe ser siempre el mismo, para que conozca bien el proceso.

· Se debe evitar siempre el apoyo de las zonas enrojecidas o irritadas, hasta que estén completamente sanas.
 
· En la cama, puede aliviarse la presión en una zona utilizando varias almohadas, colocadas de forma que la zona irritada quede levantada del colchón.
 
· Es estrictamente necesario el baño diario, con jabón neutro, y para facilitarlo se deben llevar a cabo todas las adaptaciones que sean necesarias en el cuarto de baño.
 
· También son de utilidad las cremas hidratantes, que se deben aplicar diariamente después del baño.
 
· Igualmente se deben cuidar las uñas de los pies y las manos del paciente, que deben ser cortas y permanecer limpias, para no alojar gérmenes y no producir arañazos en la propia piel.
 
· Se deben vigilar los aparatos productores de calor, como mantas eléctricas o estufas, incluso las bolsas de agua caliente, que pueden producir quemaduras inadvertidamente.
 
Se debe siempre comprobar la temperatura en una parte sensible del cuerpo, uno o por otra persona.
 
·Mantener siempre limpia y seca la piel de los pliegues (ingles, axilas...) y limpiar rápidamente los escapes de orina o heces para que no irriten la piel.
 
· Los zapatos deben ser amplios y no estar apretados, igual que el resto de la ropa.
 
· Una dieta sana, rica en vegetales y productos frescos, y una abundante hidratación mejoran notablemente el estado de la piel.
 
· Ante cualquier herida o cambio de coloración en la piel, se debe consultar al médico, que aplicará el tratamiento apropiado.
 
 
 
 

 




Encuentra todos los establecimientos accesibles