Asociación de Personas con Lesion Medular
y
otras Discapacidades Físicas
 
   Inicio      Lesión Medular      Consecuencias
Documento sin título
 
La lesión medular, como se ha comentado, afecta a todos los órganos situados bajo el nivel de la misma. Implica mucho más que usar una silla de ruedas, y muchas veces, los problemas de movilidad no son los más importantes a los que nos deberemos enfrentar.

Hay que entender también los trastornos de incontinencia, sexuales, cutáneos, y también los necesarios mecanismos de adaptación psicológica y social que supone padecer una lesión medular.

Cualquier duda se puede y se debe consultar siempre con el médico o el personal sanitario que nos atienda, que será el que mejor nos facilite la información necesaria. Se puede también buscar información concreta en otros libros o en internet. La reeducación y el conocimiento son las claves para la adaptación plena. 

PROBLEMAS DE MOVILIDAD. CONSECUENCIAS Y COMPLICACIONES

En una lesión medular, el efecto más evidente es la pérdida de movilidad. Esta puede ser total o parcial. En cualquier caso, la lesión medular exige importantes adaptaciones en la vida del individuo, y muchas veces, supone la dependencia del paciente para realizar todas o algunas de las actividades de la vida diaria.

Además del nivel medular de la lesión, influyen numeroso factores en la rehabilitación, como la edad, la formación de la persona, o su estado físico, pero lo más importante es el grado de concienciación, la motivación y la colaboración del paciente y su familia en este proceso.

· En los niveles cervicales completos más altos, la inmovilidad puede ser absoluta, afectando a los cuatro miembros, incluso a los músculos de la respiración. Estas personas necesitan una silla de ruedas eléctrica con mando en el mentón

o en la boca, e incluso un respirador portátil y ayuda de otra persona para el cuidado general y las actividades de la vida diaria, además de numerosas adaptaciones de la vivienda. En los niveles cervicales existe casi siempre algún grado de alteración respiratoria, debido a la dificultad en la expulsión de secreciones y a la debilidad de los músculos intercostales.

· A nivel C5 el individuo puede colaborar en muchas actividades de su propio cuidado. Necesitan adaptaciones para comer por sí mismos y no se pueden sondar ellos mismos. Generalmente se necesita una silla eléctrica con mando manual para todos los desplazamientos.

· En los niveles C6 completos se va incrementando la independencia, aunque también es necesaria la ayuda de otra persona para las actividades habituales. Pueden colaborar en mayor grado en las transferencias, y pueden realizar algún tipo de prensión manual y actividades sencillas con adaptación. Casi siempre se usa silla eléctrica, aunque en trayectos cortos hay individuos que pueden usar una silla manual.

· En el nivel C7 y C8 se puede utilizar una silla manual para casi todos los desplazamientos. El paciente es capaz de realizar transferencias sin ayuda, y puede tener una prensión manual funcional para muchas actividades con adaptaciones sencillas. Algunos pacientes pueden conducir un automóvil adaptado.

· Entre los niveles D1 a D12 se pueden manejar las manos con normalidad, lo que contribuye a su independencia. Cuanto más bajo es el nivel, mejor es el equilibrio del tronco y el manejo de la silla de ruedas manual, y la marcha se puede realizar con aparatos largos, en paralelas o con muletas en los niveles más bajos. En general los individuos con lesiones torácicas pueden ser independientes en el autocuidado y las transferencias y pueden conducir coches adaptados. Muchos individuos con lesiones torácicas pueden ser independientes para todas las actividades.

· En niveles lumbares, empieza a haber movilidad en los músculos de las piernas, con lo que puede existir capacidad de deambulación con aparatos largos o cortos, aunque en niveles altos (L1 y L2) será necesario el uso de silla de ruedas para los desplazamientos en exteriores.

 
 
 
 

 




Encuentra todos los establecimientos accesibles